Archivo

Posts Tagged ‘La Tecnología siempre en mi contra’

La Maldición de los Peleus (PLU’s)…

Se preguntará usted apreciable

lector, qué carajos es un PLU y por qué están malditos?

Como les comenté hace un poco más de  una semana estoy laborando de nuevo. Mi función es la de Operador de Servicios. Así lo llaman ellos. No soy un simple cajero, porque supuestamente tengo más funciones que un cajero normal.

Bueno, para no desviarnos mucho del tema y ponerlos en contexto, PLU no es más que las siglas de las palabras Price Look Up, qué significa esto?, no tengo la más mínima idea, pero son los códigos con los que se registra los productos en su mayoría perecederos.

Si usted ha ido a una tienda de autoservicio, habrá notado que los cajeros al pesar la fruta o las verduras, teclean un código para identificarlos. Pues bien esos numeritos tediosos, son la razón por la que no he podido ejercer mi función como Operador de Servicio.

Desde el primer día se me entregó una hojita con los 40 productos principales para que me los memorizara y así poder presentar un examen y demostrar que estoy preparado para estar detrás de una caja.

Como éste su servidor, es de lento aprendizaje, de mala memoria y de pésima retención, apenas si he logrado memorizarme unos siete códigos, y eso es porque son números que asocio con claves conocidas.

El caso es que los compañeros ya empiezan a verme con malos ojos y se preguntan si gozo de algunos privilegios para no cobrar, pero yo no soy el que pone las reglas, y según el nuevo sistema faltan muchos requisitos burocráticos para que se me entregue mi tin till (la madre esa donde van los billetes y las monedas.

Ayer me comentaron que supuestamente ya metieron la solicitud para que se me entregue y mandaron los resultados de mis exámenes, pues toda la semana me la he pasado de corre ve y dile, acomodando mercancía y haciendo labores de limpieza. en parte yo también ya deseo que me pongan a cobrar, pero si no agarro práctica, pues menos me voy a aprender esas madres.

Es como el dicho ese que dice: “No me dan trabajo porque no tengo experiencia y no tengo experiencia porque no me quieren dar trabajo”.

En fin, espero que ya esta semana me pongan ahora sí a trabajar de verdad, porque en realidad sí ha sido una chinga andar todo el día caminando por toda la tienda repartiendo devoluciones.

Por lo pronto me sigo haciendo pendejo con la lista esa porque por más que quiero aprendérmelas, nomás no se me hace.

Gracias por leer.

Ah se me olvidaba, a todos aquellos que trabajan, feliz día del trabajador, lo vamos a festejar como debe de ser… Trabajando 🙂 aunque eso signifique andar por toda la tienda toda la tarde… otra vez.

 

Anuncios

Mi primer obstáculo…

Usted dirá apreciable lector… Bueno y éste cabrón cuándo piensa aplicarse? Es su primer día y ya tuvo broncas.
Pues sí. Resulta que cuando firmé mi credencial de elector, no la firmé como habitualmente lo hago. Entonces no puedo firmar mi contrato hasta que practique lo suficiente y logre que la rúbrica sea exactamente igual a la credencial del IFE.
Así que me tuvieron alrededor de una hora practicando y por más que lo intenté, nomás no me salió.
La imagen que usted ve a continuación, es mi segunda hoja por ambos lados.
Sí, me da chingos de risa y en el momento también fue gracioso. Pero el problema será cuando quiera cobrar mis recibos de nomina.
Así que me dejaron de tarea seguir practicando, hasta que la perfeccione.
Mañana entro más temprano, así que lo de la practicada quedará pendiente, porque no pienso ponerme a firmar hojas en blanco en lo que me resta de la tarde. Tengo mucho por leer, además me dieron un manual que tengo que aprenderme.
A ver qué tal me va mañana.
Gracias por leer

Publicado con WordPress para BlackBerry.

1UP

29 marzo, 2012 3 comentarios

Ya lo dije, que estoy enajenado con mi último descubrimiento musical… Los Caligaris

Y en ellos encontré una canción muy particular que me trae bellos recuerdos y una anécdota que nunca voy a olvidar pase lo que pase.

Hace algunos años, (cuando era feliz y tenía una relación) mi novia desempolvó el viejo sistema de entretenimiento Nintendo, sí la caja esa gris que tenía cartuchos cuadrados a los que había que soplarles. El Nintendo ya era considerado una reliquia, pero ante nuestra aburrición de no poder salir porque nos vigilaba su madre, optamos por matar el tiempo conectando el aparato, que para nuestra sorpresa y grado aún funcionaba.

Cerca de su casa había varios bazares donde se podían encontrar cartuchos de Super nintendo y de nintendo, a módicos precios. Considerando que comprar un cartucho era más barato que ir al cine, no lo dudamos dos veces. Una de las primeras adquisiciones fue el Super Mario Bros 3, que a mi opinión personal fue el mejor juego de todos los tiempos para dicha consola.

Luego de varios días de ponernos en contexto, recuerdo con particularidad una escena que nos daba un dolor de cabeza tremendo a los dos. El nivel 6, el del mundo de hielo.  Había un punto en particular en el que había una vida escondida y cada que intentaba  alcanzarla, la superficie resbaladiza me hacía perder el control y terminaba por perder.

Ella, harta de que perdiera las vidas que entre los dos habíamos conseguido a través de todos los niveles, lanzó un grito de desesperación:

¡”NO TE VAYAS DE TONTO POR LA VIDA”!..

Lo que nos hizo a los dos estallar de risa inmediatamente, pues la reclamación sonó como el grito de preocupación de una madre a su hijo que va por el mal camino. Algunos años después, la última vez que la vi, le pregunté si aún conservaba el nintendo y el juego, y su reacción fue inmediata y me dijo “No te vayas de tonto por la vida”,  Por lo que nos volvimos a reír otro rato. Lo curioso del caso, es que al parecer jamás entendí  y nunca enderecé mi rumbo.

Hace poco escuché la siguiente canción y me acorde de ella y de ese detalle, además de que siempre que veo la imagen de arriba recuerdo que siempre me he ido de tonto por la vida.

Que disfruten 🙂

 

 

¿Será que estoy más cerca?

Del verdadero despertar de conciencia…

En los últimos días me he estado metiendo de lleno a lecturas  y archivos podríase decir que clasificados. He encontrado muchísima información valiosa y que podría decirse que nos han ocultado, y aunque no la he tomado en serio al 100 por ciento en serio, hay muchísimos datos lógicos y sorprendentes.

He estado tratando de cambiar mis hábitos, sobre todo los negativos, que aunque es muy difícil, sí he tratado de hacer varios esfuerzos, y poco a poco he visto el cambio. He estado obteniendo una tranquilidad y una paz mental un poquititito más sana. Me falta aún demasiado, pero si sigo por el camino, algún día lo lograré.

Esta mañana una voz me ordenó que releyera el corpus hermético de Hermes Trismegisto. Quiero pensar que es porque anoche me dormí un poco molesto.

Además soñé que iba a un concierto con una persona con la que no tengo una muy buena relación que digamos. Fue extraño, pero estos últimos días he estado pensando mucho sobre la intolerancia, incluso tenía pensado escribir un post sobre eso, pero lo he ido postergando.

Además volvió a aparecer mi cámara en el sueño, otra vez fallando, aunque fue una falla en esta ocasión humana. Cuando intentaba tomarle una foto a mi acompañante con los miembros del grupo, resulta que la cámara no traía tarjeta de memoria, y eso me ocurrió ayer por la tarde.  Quité la memoria para pasar unas fotos a la computadora y ayer que según yo quise pasarle unas fotos a Paco, la cámara no traía la tarjeta. Lo extraño es que recuerdo haberla quitado de la laptop para volverla a poner, y ahora que checo la misma tampoco está aquí, o sea que esa tarjeta ya se hizo perdediza, tendré que darle una vuelta a la habitación para encontrarla.

Sigo teniendo mis sueños con mensajes y espero seguirlos teniendo hasta que descubra cuál es mi verdadero propósito en éste lugar.

Por lo pronto se auguran muchos cambios…

Gracias por leer.

Radiohead, nos veremos de nuevo :D

1 diciembre, 2011 Deja un comentario

La anterior ocasión, en cuanto los boletos salieron a la venta, apenas entré a la página y con un simple click ya tenía mis boletos. Recuerdo haber estado unos minutos antes actualizando el estado de la página para que en cuanto empezara la venta mi solicitud fuera de las primeras, y así lo fue. En aquellas épocas tenía un trabajo estable y mucho dinero disponible en la tarjeta de crédito. Recuerdo que hice un tour de una semana, Dos días en el D.F. para ver a Radiohead, un día después a Torréón, para ver al Atlante en semifinales de la Concachampions, y dos días después a Monterrey, para ver a Enrique Bunbury, creo que por mucho la mejor semana de  vacaciones de mi vida.

En esta ocasión las circunstancias son diferentes. No tengo trabajo estable, la tarjeta de crédito apenas tenía el mínimo disponible, eso porque todo lo que he ganado últimamente lo he estado metiendo allí. Aún no sé cómo voy a viajar y además voy a tener que pedir asilo de nuevo a algún amigo de por allá y me volveré a convertir en una molestia.

Confieso que tuve que mentir a una invitación…

Hoy fue el día que una de las manifestaciones de Indignados Coahuila se haría presente y dos amigos me invitaron a participar. No soy activista al 100%, pero al menos he tratado de influir en que la gente despierte ante las injusticias de nuestro gobierno. Además de que aún no estoy muy convencido de esa manifestación, pues aunque digan que son apartidistas, es muy parecida a una campaña que tiene el PAN. De todos modos tendré que ir a corroborarlo y no hablar nomás porque es algo que sospecho.

Pues bien, el día empezó más o menos así… Desperté totalmente desconcertado, porque soñé que se madreaba el lente de mi cámara. Así sin más estaba en un evento y el lente explotaba, así literal explotaba y yo estaba desesperado tratando de recoger las piezas para llevarlas todas a reparar, y mi desesperación aumentaba pues se me caían pequeños tornillos debajo de las mesas y mis manos estaban tan ocupadas que no podía hacer cargo de todas las piezas. Fue un sueño feo 😦

Luego recorde lo de la manifestación y aunque me estaba animando a ir, recordé que hoy empezaba la venta de boletos, por lo que opté por declinarla. Esperaba que un amigo, al que le compré sus boletos en la ocasión anterior, me comprara el mío, (Esa es una historia aparte, porque el ojete me hizo comprarle los boletos y al final no los quiso)… Al comunicarme con él esta mañana me dijo que se le había olvidado su tarjeta y que iba a comprar de los más baratos, obviamente yo le pedí de los de adelante, así que no me convenció mucho que digamos. La idea era que me los comprara y en cuanto yo obtuviera algún ingreso, se lo remuneraría.

El caso fue que se me hizo que ponía trabas, y opté mejor por disponer del poco dinero que tenía y depositárselo a la tarjeta. con ese poco alcanzaría para mi boleto, pero sólo para el mío, en esta ocasión no hay oportunidad para invitar a alguien, como siempre lo hago cuando voy a los eventos. De hecho me siento raro de haber comprado un solo boleto.

Ahora, ya no tengo para pagar la renta de mi negocio, pero ya saldrá dinero de algún lugar para pagarla. Sé que Dios proveerá 🙂 aunque también estoy dudando un poco, pues siento que por alguna extraña razón, algo no quería o quiere que vaya.

Salí al banco con anticipación, y al llegar vi una fila enorme, dije, carajo, no voy a alcanzar para llegar a tiempo. Como por arte de magia la fila avanzó rapidísimo y creí que sería una buena señal. Al estar en la caja la señorita me notificó que tenía preautorizado una tarjeta nueva, a lo que me negué inmediatamente, pues lo que ya quería era regresar a casa para empezar a repetir el proceso de la ocasión anterior. Ya estando en el auto pensé, pendejo hubiera dicho que sí y hubiera tenido un nuevo crédito, suficiente para pagar mis boletos y el viaje, aunque después dije, nel ni madres, lo que ya menos quiero son deudas.

Llegué faltando casi 20 minutos para que empezara la venta, y como últimamente el internet ha estado fallando, dije , al carajo la conexión inalámbrica, me conectaré directo al módem para evitar tragedias. 

Como cosa hecha adrede, el módem empezó a fallar y a reiniciarse. La red no se identificaba y mi internet me empezó a jugar una broma absurda. Los boletos para estos eventos vuelan en cuestión de minutos, y como es tanta la demanda, se satura rápidamente la red. Opté por utilizar la aplicación de ticketmaster en Blackberry y el puto aparato también se alentó. Imaginen mi desesperación. Llegué al grado de patear el módem pero lamentablemente en este caso, la vía mexicana de arreglar las cosas a golpes, no funcionó.

Tuve que desconectarlo y conectarlo varias veces, y cuando parecía que funcionaría, se reiniciaba de nuevo. Pensé, definitivamente me tendré que rendir. Luego de 40 minutos de lucha, al fin el internet se reestableció y como pude tecleé, mal para variar, la dirección del sitio. Afortunadamente ya en el motor de búsqueda tenía guardada la dirección del evento y me pude conectar. Al intentar comprar el boleto, primero me salió la leyenda que ya no había disponibles, que intentara de nuevo. Lo hice de nuevo y me indicó que buscara de otra sección. Como este su servidor es un necio empedernido, dije, ni madres, tiene que haber, y así me tuvo como por cinco minutos esperando a que encontrara mi lugar, durante este proceso, apreté fácil unas cinco o seis veces la tecla F5, a pesar de que se recomienda no hacerlo o perdería mi lugar en la fila de espera. Aunque eso es una vil mentira, pues en ocasiones te redirige a mejores asientos que otra persona no compró y que le habían sido asignados. A mí lo que me importaba no era el lugar, sino asegurar el boleto, además de que como es parado, habrá que irse temprano para agarrar buen lugar.

Cuando al fín parecía que me daría mi lugar, la página me marcó error, así que sólo le di volver a cargar y volvió a aparecer, con el mensaje de espera. Al principio me asusté porque creí que el internet se había caído de vuelta. Y por poco maldigo de nuevo mi suerte. Así después de varios intentos al fin encontró mi lugar. Como en ticketmaster he comprado en varias ocasiones con diferentes tarjetas, tuve que escoger la última que había utilizado y me marcó que había un error con el banco. Fuck, no puede ser! Afortunadamente el tiempo para realizar la transacción se había duplicado y actualicé los datos de la tarjeta, pues como la anterior se me venció en Septiembre, sólo era cuestión de cambiar la fecha de vencimiento.

Así segundos después, la página me volvió a marcar error. Algo definitivamente estaba en mi contra, por lo que le di de nuevo actualizar, y en esta ocasión me apareció la confirmación de la compra. Supe que ya era genuina, porque de inmediato el Blackberry vibró con la notificación de un nuevo mensaje. El que te mandan al mail con el agradecimiento por tu compra.

El alma me volvió al cuerpo. La ansiedad desapareció y mi felicidad se incrementó. Aún no sé cómo carajos voy a costear el viaje, y si aún estaré vivo para esas fechas, pero de que encontraré la manera, y el dinero, sé que como lo he repetido hasta el cansancio… Dios proveerá 😀

Así que Thom Yorke y compañía, nos veremos en Abril, en un abril que tendrá que ser diferente a todos los demás. Espero que se reivindiquen y me vuelvan a tocar Exit Music (For a Film), pero esta vez de manera correcta y trataré de conseguir una cámara decente para traerme buenos recuerdos.

Ahora a esperar con ansias de quinceañera en celo, el puto mes de Abril 😉 

Soñé con Dulce…

23 noviembre, 2011 Deja un comentario

Mi primer chaqueta (puñeta, masturbación, jalada, etc,) fue dedicada a ella…

Siempre fui de reacciones tardías. Tuve mi pubertad después de los 14, mi primera novia hasta los 18, mi primera publicación a los 24 (junto con mi primera relación sexual). Por eso apenas que estoy por entrar a los 30, creo que viene lo mejor de mi vida.

Dulce fue, lo que podría haber sido la primer niña de quien me enamoré. Como toda la primeria la cursé en colegio para varones, no tenía contacto con niñas, salvo con mis primas en las vacaciones o si acaso alguna vecina. Además no me interesaba tener novia, digo ¿a qué niño con reacciones tardías le importaba?

Mi historia con Dulce, como todas mis historias de amor, tuvo un desenlace trágico, y ni siquiera tuvimos algo. Cuando entré a la secundaria la conocí. En ese tiempo ya las curvas empezaban a llamarme la atención y su figura era una de las más envidiables y deseadas. Eso lo descubrí hasta la ocasión en que se llevó un vestido entallado. En uno de los tantos bailes lagartijeros que recuerdo con agrado de la escuela.

Siempre fui de los que no expresaba sentimientos por temor al rechazo. Nunca he lidiado bien con el rechazo, así como ahora no sé lidiar con los elogios. Dulce sabía perfectamente que me gustaba, yo lo notaba en sus ojos, e incluso creo que hasta me invitaba a declarármele, pero nunca me atreví.

Lo que recuerdo bastante y que más me gustaba era que nunca tenía un no, para mí. Era la única que me aceptaba para bailar, y pasábamos casi todo el baile juntos ahora sí que como dice el Café Tacvba “Mientras tú me  fuiste demostrando, que el amor es bailar”. Ya entiendo por qué me gusta tanto El Baile y el Salón.

Como yo nunca me atreví a decirle nada, alguien se me adelantó y empezó una relación con ella. Por supuesto que me ofendí, pero no fue su culpa fue completamente mía. Entonces esa relación no funcionó y la terminó inmediatamente para cambiarla por otra. Allí fue donde cometí el error más estúpido de mi vida. Llamarla Puta.

El hecho de insultarla se salió de control, todos mis compañeros varones iniciaron una campaña de desprestigio contra ella y la empezaron a acosar. A mí eso ya no me latió y opté por hacerme un lado de ellos y empecé a buscar compañeros de otras secciones. El problema vino cuando ella no resistió más la presión y acabó por quejarse. Tengo entendido que alguien hasta estuvo llamándola a su casa por teléfono y la hostigaba. Nunca supe quién fue, pero la responsabilidad recayó directamente en mí. Recuerdo que en una ocasión me reclamó directamente a mí, porque alguien escribió groserías en su pupitre, pero yo ya no pude defenderme, ni pude hacerla entender que yo sería incapaz, pues yo en realidad estaba enamorado de ella y que había cometido un error estúpido.

Recuerdo que una ocasión sonó el teléfono de mi casa y el que contestó fue mi padre. Momentos después, luego de colgar la bocina enfadado me habló y me preguntó que si conocía a Dulce. Me tomó por sorpresa y le dije que sí, que era una compañera. Inmediatamente me prohibió que me le acercara.

Según tengo entendido, su madre le habló para decirle que yo la hostigaba, que le llamaba por teléfono para insultarla y que me la pasaba esparciendo rumores sobre ella. Llegaron al grado de rayarle sus cuadernos y sus libros pero nunca supe quién fue en realidad. Sólo sé que la culpa recayó directamente en mí.

Me alejé un tiempo de ella y jamás dije nada. Las llamadas empezaron a cesar, y la persona que la hostigaba creo que desistió, porque después Dulce y yo volvimos a hablarnos, ya no igual, pero al menos volvimos a bailar juntos. después a mí me cambiaron de sección. Porque cada año removían a las manzanas podridas hacia otros salones, para evitar que contaminaran a los buenos elementos.

Recuerdo que ella se despidió de mí, y hasta le dio tristeza que me cambiaran, pero aún así yo la seguía viendo en el siguiente curso y por supuesto la seguía invitando a bailar. Después cambiamos de amigos. Yo me adapté a mi nueva sección y creo que ella se consiguió otro novio. A mí me seguía gustando, pero ya no volví a buscarla. En otra sección con compañeras nuevas, me empecé a interesar por alguien más.

Alguna vez intercambiamos palabras o nos saludamos cuando nos encontramos y recuerdo muchísimo que una ocasión soñé con ella. Me decía que acababa de terminar con su novio y por supuesto yo salía al quite como reemplazo. La mañana siguiente al ir a la escuela la encontré llorando y le pregunté que qué le pasaba. No quiso hablar mucho y cuando   apenas empezaba a consolarla llegó su novio, con cara de perro arrepentido y le pidió que hablaran. Por supuesto me tuve que retirar del lugar.

Ya con el paso de los años me volví a topar con ella en varias ocasiones. Pero no nos hablábamos nada, ni siquiera el saludo. Por qué, no lo sé. pero antes de todos esos encuentros, la vi en un lugar donde solía ir a nadar. Yo iba con un compañero de la secundaria, y él que la reconoció intentó ir a sacarle plática. De rato regresó y me dijo: “dice que le caes mal” e incluso se retiró del lugar.

Años después cuando yo trabajaba en una tienda departamental, estaba acomodando un botadero y sentí una mirada intensa con mala vibra. Al volverme para buscarla, estaban ella, su hermana y su madre, como diciendo, “mira, ese es el pendejo que te molestaba en la secundaria”.

Allí fue que entendí que jamás volvería a hablarme, a pesar de que nos volvimos a topar en innumerables ocasiones. Ya sólo éramos un par de desconocidos.

Anoche soñé con Dulce y entre lo poco que recuerdo, soñé que iba a buscarla y que teníamos una relación pero ella la terminaba inmediatamente, sin darme tiempo de nada y sin explicarme. Sólo se iba y decía algo a la distancia, entre balbuceos.

Yo me preguntaba qué había dicho, y cuando empecé a asociar las palabras fue algo así como “Eso te pasa por no contestarme las llamadas”… Pinche tecnología y el puto Blackberry que ha estado fallando… y desperté.

Me ganaré algunos Haters…

5 octubre, 2011 7 comentarios

Bueno, eso siempre y cuando lleguen a leer esto por casualidad…

Hace algunos minutos, bueno casi dos horas, me enteré de la muerte de Steve Jobs, el ex CEO de Apple y creador de diversos aparatos tecnológicos que contribuyeron a bla bla bla…

No sirvo para explicar esas mamadas, pues si algo a lo que soy reacio es a la tecnología. Esta vive siempre en mi contra y es raro que yo me ponga a hablar de un tema que desconozco por completo.

Pues bien, dedico este post a la muerte de este señor porque para muchos es una pérdida irreparable. Lo que me lleva a pensar : ¿Acaso soy inhumano o despreciable por no sentir pena por el fallecimiento de semejante genio?

Para muchos quizás sí, pero para mí déjenme decirles por qué razón no siento nada.

Para empezar, nunca tuve ningún dispositivo de la marca Apple y creo que quizá tampoco tendré.  Y no es porque no quiera, es porque realmente es una tecnología inalcanzable para mi bolsillo.

Además muchas personas que conozco, a excepción de algunos amigos,  tienen tecnología de Apple y se vuelven mamonsísimos. Steve Jobs contribuyó a que mucha gente se volviera petulante, consumista y discriminatoria.

Ojo, no tengo nada contra la marca y podrán decir que soy un envidioso porque no tengo mi Imac o mi IPhone, ni mucho menos un Ipod. Es sólo que no entiendo cómo es que muchos se desviven por la marca en particular. He conocido personas que tienen todos los aparatos y están al pendiente de lo nuevo que saldrá para correr a comprarlo. ¿Acaso Apple me hará mejor persona si tengo todos sus productos? ¿Voy a ser más inteligente?, ¿más guapo? ¿Mi desempeño sexual será mejor?

Si alguien tiene las respuestas, por favor explíquenme, mientras tanto, siento decirles que la muerte que de verdad me dolió, fue la de Capulina, porque al menos él le aportó algo interesante a mi infancia y me brindó momentos de buen humor, y ni siquiera tuve que pagar. Sólo me senté frente al televisor y disfruté cada momento y cada broma del buen rey del humorismo blanco.

Steve Jobs, no me queda más que desearte: Que Dios te tenga a fuego lento.

He dicho.