Archivo

Posts Tagged ‘La Muerte’

Lounge Act

2 marzo, 2012 1 comentario

“Esta canción cumple un ciclo repetitivo siempre me la volveré a dedicar… hasta el día en que muera.. una ilusión desaparece..otra ilusión aparece… y todas terminan destruyéndose y destruyéndome”.

Sunamixxx

Me lo robé completo, con todo y descripción…

Siempre dije que mi canción favorita de Nirvana era Lithium. Y es que como parte de la generación X y el movimiento del Grunge que encabezaba Cobain, todos de alguna forma nos identificamos con sus líricas. Después de ponerle más atención, me di cuenta que en realidad era Lounge Act, la canción que me representaba. Lithium era sólo para cuando estaba deprimido por completo, y además era siempre pasajero. Afortunadamente nunca he vivido procesos depresivos prolongados.

Encontré este video y la descripción definitivamente me cautivó. Es otra de esas canciones que tienen que sonar en mi funeral. Ayer estaba pensando en que no he armado aún mi soundtrack para el día que mis restos corporales se despidan del mundo. Es una de las cosas pendientes que tengo que realizar en estos días, y por supuesto compartirla para que alguien lo tome en cuenta y el día que me vaya sepa qué tiene que sonar.

En realidad no me preocupa tanto el futuro, pero sigo aferrándome a cosas que no quiero que me perturben. Estos días han sido así, aunque había prometido que no les pondría tanta atención. En fin ya pasará, por lo tanto disfruten a Nirvana 🙂

 

Anuncios

Charlie loves you…

5 febrero, 2012 Deja un comentario

¿Qué pensaría usted amable lector, si yo le comentara que soy fanático de un asesino serial?

¿Acaso me dejaría de leer? ¿Pensaría que estoy igual de loco? ¿O trataría de darme un speech para convencerme de que mis creencias están equivocadas?

¿Entraría usted en debate conmigo, porque comulgo con las ideas de un psicópata, de un loco que merece pudrirse en la cárcel y no salir jamás?

Pues bien, nunca he tenido seguidores, ni pienso tenerlos. No me importa lo que piensen de mí y no me interesa si a partir de ahora deciden alejarse de este espacio.

Soy fanático de Charles Manson

Estos últimos día me he dedicado a buscar información sobre él y lo que representa, y estoy completamente maravillado por su filosofía y su forma de pensar.

Les juro que llegué al grado de llorar, por todo lo que tuvo y ha tenido que pasar.

Estoy harto de la televisión y de los medios de comunicación y sus mentiras. Nos vendieron la idea de que un beatnik con ideas pacifistas y de amor por Dios y la naturaleza fue el asesino más cruel, sanguinario y despiadado. Cuando ni siquiera estuvo presente en ninguno de los asesinatos de los que fue presuntamente responsable.

Charles Manson es un Jesucristo moderno, y aunque nunca se lo atribuyó ni lo mencionó. Los medios se encargaron de hacerlo ver como un blasfemo que se creía Dios. ¿Cuánta basura más tenemos que soportar?

En este punto me doy cuenta que hasta el mismo Marilyn Manson se aprovechó de esa imagen que le crearon los medios y la utilizó para hacer dinero. Y después repetía sus palabras como si fueran propias.

Ahora es que me siento tan estúpido y me da pena que me tomó muchísimo tiempo abrir los ojos.

No les voy a platicar la vida de Charles Manson porque no es mi responsabilidad. Sólo les voy a dejar un link para que vean un poquito de él. Y si les interesa ustedes mismos buscarán más y más y si ustedes también abren los ojos, me sentiré satisfecho.

Yo no quiero convencerlos de nada. Sólo puedo ser capaz de mis propios actos y juzgarme a mí mismo…

Ah y si se preguntan cuál fue mi curiosidad por buscar a Charles Manson, fue por la canción ATWA de System of a down.  Investiguen también sobre A.T.W.A (Air, Threes, Water, Animals). A ver si un asesino psicópata es capaz de haber creado algo así…

No me quiero enterar…

3 febrero, 2012 Deja un comentario

¿Cuántas veces no le hemos dado vuelta a un asunto?

Así he estado yo, dándole vueltas a este post. y más que a este post, a la razón de éste.

Sólo vi el titular y de inmediato quise sacarle la vuelta. No conozco la historia, no conozco los motivos y no quiero conocerlos tampoco. el hecho es que supe que hubo 73 muertos en Egipto tras un partido de futbol.

La pelota se manchó.

He visto que jugadores se retiraron tras los incidentes y hoy vi un titular que anunciaba una foto de una butaca manchada de sangre aunque tampoco le di seguimiento.

Esos hechos me duelen. 

No entiendo cómo el deporte más hermoso del mundo puede involucrarse con tragedias. No me cabe en la cabeza que el fanatismo llegue hasta las tribunas y se desahogue en forma de violencia.

¿A dónde vamos a ir a parar?

Quiero seguir en la ignorancia sobre el suceso y no quiero indagar, porque irremediablemente me voy a deprimir mucho más de lo que ya estoy. Sólo me queda orar y pedir porque la violencia sea erradicada de todas formas.

No se vale

Maté a Adam Sandler

1 febrero, 2012 Deja un comentario

No sé por qué razón tengo estos sueños.

Toda la noche estuve soñando que por los medios daban la noticia de que Adam Sandler aparecía muerto. En cuanto desperté, o sea en este momento, quise corroborar que no fuera cierto. Menos mal que no encontré nada.

Adam Sandler era mi comediante favorito y digo era porque últimamente su trabajo ya no me gusta. Siempre me ha gustado el humor bobo y la comedia de tipo física, ha de ser por eso que me encantan tanto Los Tres Chiflados.

Conocí el trabajo de Sandler, gracias a un amigo gringo que como novedades nos traía siempre el humor idiota de por allá, gracias a él también fui de los primeros en conocer South Park y Beavis and Butt-Head.

Recuerdo que no nos cansábamos de ver Billy Madison, una de sus primeras películas, en la que interpreta a un millonario junior que para impedir que uno de sus enemigos adquiera el emporio de su padre, se pone a estudiar todos los grados de escuela, incluso desde el preescolar. Aquí en México la bautizaron erróneamente como “Tonto pero no tanto” y creanme que era una cagada ir a los videoclubs a preguntar por la película y que te dijeran, “No, esa es de la India María y no la tengo”.

La última película que me agradó de Adam debió haber sido The Longest Yard, ya después de allí, su trabajo se me hizo aburrido ya no sobreactuaba ni gritaba tanto, cayó de mi gracia.

Pero bueno, no les voy a hacer resumen de su trabajo, porque para empezar ni siquiera se ha muerto, si gustan busquen sus películas y las ven.

Como anécdota, recuerdo que la última vez que vi a mi ex, me dijo “ya me pegaste el gusto por Adam”. Ella se reventó conmigo esas primeras películas que me gustaban y por supuesto que a ella le desagradaban bastante. Uno de los motivos de nuestras discusiones siempre fue que ambos hacíamos cosas que no nos gustaban por agradar al otro. Ya enojados nos lo echábamos en cara y pues eso no es sano en ninguna relación. Después ella encontró a alguien que  “tenía más cosas en común” y fue así como acabó todo, recordarlo ya no vale la pena.

El caso es que a ella ahora le gusta Adam, y le gustan todas sus películas nuevas, las que por supuesto a mí ya no me gustaron, así que en ese aspecto, me deslindo de la responsabilidad de supuestamente pegarle mis gustos jajajaa

Bueno y ya para no darle tanta rienda a este post, concluyo con que:

En estos momentos sé que mi mente no anda muy bien que digamos, pero tanto como soñar que una figura pública muere y en circunstancias sospechosas, creo que ya es demasiado. Espero que no haya sido yo el que lo mató, sólo porque ya no me gustaban sus películas :S

Reflexionar sobre la muerte

6 noviembre, 2011 Deja un comentario

Quisiera extenderme y hablar de mis sentimientos sobre la muerte. Creo que podría escribir un post larguísimo, pero simple y sencillamente no tengo ganas.

Escribo estas líneas porque hace rato pasé por una situación muy peculiar. Me ganó el morbo…

Anoche me notificaron que falleció la madre de una amiga de mi madre. Y esta tarde la acompañé para que diera el pésame a su amiga y a la familia. Confieso que odio los velorios. Me duele el dolor de los demás y como soy bastante chillón, a mí también me da para abajo ver el sufrimiento.

Por lo regular no me atrevo a ver el cuerpo, porque siento que me roba algo. Los años que trabajé como reportero, me cansé de ver cuerpos. No sé lidiar con la muerte. No quiero ni verlos ni tocarlos.
Hace rato me acerqué al féretro y vi a la señora. Cuando están encerrados parecen maniquíes, no se parecen en nada a lo que fueron en vida.
Como llegamos algo tarde al velorio, empezaron a preparar todo para llevarse el cuerpo hacia la iglesia, por lo que los dolientes empezaron a recoger los arreglos florales. Sentí la necesidad de ser útil y ayudarlos, pero fue tanta gente que cuando quise actuar, ya no era necesaria mi ayuda.
Fue entonces cuando una mujer dijo, (en la sala ya semivacia) “se necesita de cuatro hombres, para que carguen el ataud hasta la carroza”. No me quedó de otra. Inmediatamente flanqueé el cajón, y esperé a que aparecieran otros 3 valientes. Nos dieron las instrucciones y como pude me acomodé. Contamos hasta tres y levantamos la caja fúnebre, para abrirnos paso entre la gente, y casi trastablillándome avancé los escasos 50 metros hacia la salida.
Juró que sentí un sudor frío y la caja se me hizo pesadísima. En ese momento se me vino a la mente lo peor. Como en. Las películas, que se me fuera a resbalar y se desatara el quinto infierno…
Afortunadamente no fue así, pero la sensación de cargar un muerto no fue nada agradable. Siento que algo de mí se fue con ella en ese féretro.
En la iglesia estuve pensando todo el tiempo cómo sería mi muerte y lo que me gustaría que pasara.
Por unos momentos le tuve miedo a ese momento y de nuevo reparé en que no he logrado nada hasta el momento. No sé quién iría a verme allí como muñequito mal maquillado y muy serio, como si estuviera dormido.
En este momento que escribo estas líneas, ya todos esos pensamientos quedaron atrás.
Sé que la muerte es un ciclo natural y en realidad me importa un cacahuate si se enteran de mi partida o van a darme el último adiós. Tampoco he sido una persona de muchas amistades, por lo que dudo que la gente vaya a darle unas palabras de aliento a mis familiares.

Sólo sé que nunca me gustarán los velorios y mucho menos los adioses…