Talentos

A esta edad, descubrir que no tienes algo especial para compartir, es bastante triste.

Cuando alguien te dice que tienes talento para algo pero no te la crees, es aún peor. Y perdí la cuenta de cuántas personas creyeron en mí, diciendo que tengo talento para algo. La fotografía, la escritura, el don de palabra.

Tener 36 años y no explotar ningún talento es mi talento.

Desaprovechar los dones que se me dieron, ese es mi verdadero talento.

Anoche stalkeando a alguien descubrí su talento increíble y me enamoré de ella. Me enamoré de esa virtud de perder el miedo al ridículo o al qué dirán, porque vi en ella pasión. Y porque para nada fue ridículo lo que hizo. Vivimos en una era en la que las redes sociales, sólo nos sirven para fingir que tenemos una vida perfecta.

Subir a redes sociales los talentos sólo sirve para dos cosas, para enaltecer el ego y para causar envidia en los demás. Yo formo parte de los que sienten la envidia. lo digo con sinceridad, cuando veo que alguien tiene talento, quisiera estar en sus zapatos aunque sea un poquito. no tanto por recibir la admiración, porque nunca he sabido lidiar con los halagos, sino porque quiero tener esa libertad de poder expresar lo que siento.

Por eso es que quiero retomar con regularidad este blog. porque este es mi escape, y porque aquí bien o mal escupo lo que siento, sea bueno, malo o pésimo. Aunque haya gente que no entienda que sólo para eso me sirve, para desahogarme.

No porque diga en mi blog, que me enamoré del talento de la chica de anoche, quiere decir que esté enamorado de ella y que voy a empezar a cortejarla. No, para esto no sirve el blog. Espero que alguna vez lo entiendan quienes se encargaron de usar este espacio personal, como un arma en mi contra.

Alguna vez escuché que lo escrito no tiene defensa. “Verba volant scripta manent” (Las palabras vuelan, los escritos permanecen). Cuando ya se escribió algo cada quién tendrá su interpretación, pero sólo el que lo escribe sabe qué significa. Aunque ya no tenga defensa.

Por ahora paso por una crisis de identidad, pero he pedido ayuda espiritual y ya me respondieron. Sé que algo mejor vendrá y sé que voy a ponerle más atención a mi blog. Le comenté a Elvia, hace días que mi modo amargo iba a cambiar, y que iba a empezar a ser más positivo.

He iniciado una cadena de bendiciones todas las mañanas. Para crear energías positivas  y ha dado resultados, aunque aún me faltan personas por agregar, así que si no les ha llegado, no se preocupen, también están en mis pensamientos. Así como he tenido malos momentos, también se han venido buenos días. Sé que no todo se puede en la vida y nada se acomoda de la noche  la mañana.

Ahora sólo recibo y reparto bendiciones. Sé que mejores tiempos vienen, y que los cambios son para mejorar. Es un compromiso.

Ahora sé que puedo empezar a explotar mis talentos, o bien empezar a retomar lo que creí que me servía para aportar. Por lo pronto seguiré escribiendo y en el tiempo libre empezaré a crear proyectos para fotografía. Aunque mi nuevo trabajo no me dé mucho tiempo libre, como quiera empezaré a buscar espacio.

Como dijo John Cena:

My time is now…

Anuncios

Me ganaré algunos Haters…

Bueno, eso siempre y cuando lleguen a leer esto por casualidad…

Hace algunos minutos, bueno casi dos horas, me enteré de la muerte de Steve Jobs, el ex CEO de Apple y creador de diversos aparatos tecnológicos que contribuyeron a bla bla bla…

No sirvo para explicar esas mamadas, pues si algo a lo que soy reacio es a la tecnología. Esta vive siempre en mi contra y es raro que yo me ponga a hablar de un tema que desconozco por completo.

Pues bien, dedico este post a la muerte de este señor porque para muchos es una pérdida irreparable. Lo que me lleva a pensar : ¿Acaso soy inhumano o despreciable por no sentir pena por el fallecimiento de semejante genio?

Para muchos quizás sí, pero para mí déjenme decirles por qué razón no siento nada.

Para empezar, nunca tuve ningún dispositivo de la marca Apple y creo que quizá tampoco tendré.  Y no es porque no quiera, es porque realmente es una tecnología inalcanzable para mi bolsillo.

Además muchas personas que conozco, a excepción de algunos amigos,  tienen tecnología de Apple y se vuelven mamonsísimos. Steve Jobs contribuyó a que mucha gente se volviera petulante, consumista y discriminatoria.

Ojo, no tengo nada contra la marca y podrán decir que soy un envidioso porque no tengo mi Imac o mi IPhone, ni mucho menos un Ipod. Es sólo que no entiendo cómo es que muchos se desviven por la marca en particular. He conocido personas que tienen todos los aparatos y están al pendiente de lo nuevo que saldrá para correr a comprarlo. ¿Acaso Apple me hará mejor persona si tengo todos sus productos? ¿Voy a ser más inteligente?, ¿más guapo? ¿Mi desempeño sexual será mejor?

Si alguien tiene las respuestas, por favor explíquenme, mientras tanto, siento decirles que la muerte que de verdad me dolió, fue la de Capulina, porque al menos él le aportó algo interesante a mi infancia y me brindó momentos de buen humor, y ni siquiera tuve que pagar. Sólo me senté frente al televisor y disfruté cada momento y cada broma del buen rey del humorismo blanco.

Steve Jobs, no me queda más que desearte: Que Dios te tenga a fuego lento.

He dicho.