La luz no duele

puede doler el amor,  el cuerpo, incluso el alma.

Pero la luz nunca nos hará daño

Anuncios

De la añoranza (en viaje de Cannabis)

Y hacés como que lees con acento argentino porque la novela está en español argento.

He tenido muchas ganas de escribir pero siempre lo postergo.

A mediodía nace una idea y la voy maquinando, cómo darle forma y cuando tengo que hacerlo, me distraigo con algo más

Hace rato leí un chiste

A veces me veo leyendo mis textos y digo, ¡Mierda, suena bien!, sólo cuida la entonación.

Y he querido hacer post moralinos sobre las opiniones en internet. Tanto experto politólogo, tanto atleta impresionante, invencible, haciendo comparaciones absurdas con personajes del pasado.

Y es que este ya no es nuestro mundo… Nuestras costumbres, nuestros juegos, nuestras canciones se fueron con el recuerdo, con el tiempo, con nuestras esperanzas rotas.

Con nuestras quejas constantes si son los Thundercats Roar una forma inhumana de reirse de un clásico nostálgico.

Sigo encajonado. Me aferro a los mismos puntos cardinales. Tan parecidos tan, melpómenes, tan sincronizados en tiempo y espacio que me espanta la exactitud de las “coincidencias” que muestran.

¿Es malo quedarse a medias? Tuve que tomar un trago de agua para volver. Vamos a establecernos.

los convenios que hemos hecho no nos benefician a ninguno de los dos.

Esos poemas impertinentes, mordaces, crudos y sin compasión.

Y entre en pánico porque se me acaba la maría.

Este post lleva dos días y se termina hoy, como prueba de experimento porque igual se me terminó la mota y mi dealer no me contesta.

estoy en otra galaxia y me llama poderosamente la atención las cosas tan simples, como lavarme las manos con jabón o buscar una trusa (uso boxers).

Hoy tuve suerte con las frutas que escogí para cenar. La naranja muy jugosa y la manzana bien sabrosa.

Se activan las membranas con fibras rosas. Se rinden las neuronas a fuego lento.

descendent.

desahucio

disuelto.

desenlace.

Eleven

Se me volvió a pasar…

Había estado al pendiente de celebrar los 11 años de mi blog, y se me olvidó.

Pues bien hace más de tres horas que terminó el 24 de Febrero, la fecha oficial en la que nació este espacio de desventuras, desamor e incomodidad.

Aunque ha sido abandonado casi la mitad(si no es que más) de su vida, sigue vivo a pesar de su autor.

Y la idea es que viva lo más posible, porque siempre será parte de mí. Por lo pronto, espero que este 2018, no pase tanto tiempo abandonado.

Sigo agradeciendo a los que se asoman por acá, aunque no se encuentren nada interesante. Un abrazo cordial y espero que estos 11 años no hayan sido en vano.

 

Choose life

No necesito dar una explicación amplia de esta escena. Pero me quedo con un comentario que leí. Alguien pregunta por qué se le queda viendo Renton a Diane así… Y de pedo me transporté. Y no sé porqué razón asocié la forma en la que me enamoré de Lisbeth Salander, de Alejandra Vidal. De Aracely Tennembaum o de Viña Apsara. Incluso de Aurora. Todas ellas inalcanzables, prohibidas, Melpómenes en potencia.

Este post no tiene sentido porque no le supe dar forma. Pero quien vea la película o lea los libros en donde aparecen las mujeres citadas anteriormente, creo que sabrán a qué me refiero.

Decisiones… Son definitivamente las que nos marcan en la vida. Aunque no creo en las casualidades, sé que no supe aprovechar las oportunidades cuando las tuve.

En fin… Sin Yolanda, Maricarmen

Inminente

Nos vamos a ir olvidando

Poco a poco.

Cuando retomes la confianza.

Y yo la haya perdido por completo.

Y te aburrirás de mis quejas y desventuras.

Y encontrarás la salida por la puerta de atrás.

Nos olvidaremos de a poco.

Porque no somos añoranza. Porque llenamos un vacío temporal en los recuerdos. Porque era bien sentirse bien.

Me olvidarás por completo. Porque volverán a ti viejas costumbres. Y porque yo sigo estancado donde mismo.

Sin aspiraciones. Sin planes. Sin retorno.

Me olvidarás por conveniencia y te olvidaré por otras carnes, otra voz. Otra sonrisa.

Nos volveremos recuerdo y nos encontraremos en un futuro solitario, cuando ya no haya nada que perder, ni dar explicaciones a nadie. Cuando hayamos hecho pedazos nuestras vidas por seguir mostrando buena cara a las inclemencias del destino.

Diremos adiós inminentemente, sin decirlo y peor aún sin sentirlo.

Pero es lo que hay, y es lo que nos toca…

Mi torpe andar a tientas en el lodo…

Y así como muerte sin fin, voy acumulando frases aleatorias de canciones de cantina.

Vas cayendo.

Y no sabemos ocultar la cara de hastío. Voy con mi versión juvenil a un lado. Un patán sabelotodo que exige atención.

Vomitar la bilis. Incluir el mal humor. Releer Millenium y añorar que Blomkvist no se muera.

Qué haces cuando se te vuelve a juntar todo?

Fingir sonreír. Aunque no puedo, no quiero y por supuesto no lo hago.

Y han notado la barrera que pusiste porque no tienes un puto gramo de disimulo.

Sólo mueves la cabeza al compás del ritmo de la música.

Este sinsentido de escribir por escribir.

Porque sirve para relajarte. Ya estoy curado.