Eleven

Se me volvió a pasar…

Había estado al pendiente de celebrar los 11 años de mi blog, y se me olvidó.

Pues bien hace más de tres horas que terminó el 24 de Febrero, la fecha oficial en la que nació este espacio de desventuras, desamor e incomodidad.

Aunque ha sido abandonado casi la mitad(si no es que más) de su vida, sigue vivo a pesar de su autor.

Y la idea es que viva lo más posible, porque siempre será parte de mí. Por lo pronto, espero que este 2018, no pase tanto tiempo abandonado.

Sigo agradeciendo a los que se asoman por acá, aunque no se encuentren nada interesante. Un abrazo cordial y espero que estos 11 años no hayan sido en vano.

 

Anuncios

Choose life

No necesito dar una explicación amplia de esta escena. Pero me quedo con un comentario que leí. Alguien pregunta por qué se le queda viendo Renton a Diane así… Y de pedo me transporté. Y no sé porqué razón asocié la forma en la que me enamoré de Lisbeth Salander, de Alejandra Vidal. De Aracely Tennembaum o de Viña Apsara. Incluso de Aurora. Todas ellas inalcanzables, prohibidas, Melpómenes en potencia.

Este post no tiene sentido porque no le supe dar forma. Pero quien vea la película o lea los libros en donde aparecen las mujeres citadas anteriormente, creo que sabrán a qué me refiero.

Decisiones… Son definitivamente las que nos marcan en la vida. Aunque no creo en las casualidades, sé que no supe aprovechar las oportunidades cuando las tuve.

En fin… Sin Yolanda, Maricarmen

Inminente

Nos vamos a ir olvidando

Poco a poco.

Cuando retomes la confianza.

Y yo la haya perdido por completo.

Y te aburrirás de mis quejas y desventuras.

Y encontrarás la salida por la puerta de atrás.

Nos olvidaremos de a poco.

Porque no somos añoranza. Porque llenamos un vacío temporal en los recuerdos. Porque era bien sentirse bien.

Me olvidarás por completo. Porque volverán a ti viejas costumbres. Y porque yo sigo estancado donde mismo.

Sin aspiraciones. Sin planes. Sin retorno.

Me olvidarás por conveniencia y te olvidaré por otras carnes, otra voz. Otra sonrisa.

Nos volveremos recuerdo y nos encontraremos en un futuro solitario, cuando ya no haya nada que perder, ni dar explicaciones a nadie. Cuando hayamos hecho pedazos nuestras vidas por seguir mostrando buena cara a las inclemencias del destino.

Diremos adiós inminentemente, sin decirlo y peor aún sin sentirlo.

Pero es lo que hay, y es lo que nos toca…