Tengo un pavor terrible…

Hace no sé cuánto que no me sentía así.
Hoy es un lunes de cambios.
Estoy en este momento sentado esperando no sé qué o a quién. Pero me dijeron siéntate allí
Un amigo me ofreció un empleo en una tienda de autoservicio. Y aunque no es para nada algo que deseo hacer, la pinche necesidad económica me obliga a hacerlo.
Estoy aterrado porque sé que mi honestidad va a mandar todo al diablo y de seguro no me van a dar el empleo.
No es que me importe tanto, pero me desespera tener que enfrentarme a una licenciada en recursos humanos. Las detesto.
Odio esperar.
No quiero que me hagan cuestiones personales y sentirme como delicuente al explicar cómo fue que perdí mis anteriores empleos.
Cómo explicarle que no busco crecimiento en este lugar, tendré que mentir, y eso es lo que me tiene intranquilo.
Para variar, por la mañana pasé por un momento incómodo, precisamente por mi honestidad y no sé qué vaya a pasar. Ojalá todo sea para bien.
Sólo espero que este día termine rápido, independientemente de los resultados, pues no me gusta que me arruinen mis lunes…
Dios dame valor y sobre todo paciencia.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s