Inicio > Sin categoría > Mi ex me bateó…

Mi ex me bateó…

sí, de nuevo… pero ésta vez en mi sueño.

Desperté, en el sueño y ella estaba en mi casa, en otro cuarto y había dejado el desayuno sobre la mesa. Me senté y lo degusté a medias y pensando qué carajos hace aquí…

Me levanté y fui al cuarto donde ella estaba sobre la cama, recargada en la cabecera y pensativa. Sonrió al verme y me le acerqué pero me evitó. Me dijo que tenía que llamar a su madre y que su camioneta estaba dañada. Estábamos en la casa de Virreyes, en la que yo vivía anteriormente y su vehículo estaba a tres cuadras de allí.

Yo me quedé en la cama y me volví a dormir y cuando desperté ya no estaba, se había ido a la escuela. Yo tenía que ir también y ese día llegué tarde. Hice un recorrido en autobús para llegar a la prepa. Era un trayecto de casi una hora y tenía que tomar dos rutas.

Al llegar una maestra me entretuvo y no me dejaba entrar a las aulas. Tuve que idear una estrategia para escabullírmele, y cuando al llegué al salón, ella era la que daba la clase, de modo que tuve que entrar a hurtadillas sin pedir permiso para evitar que me negara la entrada. Era mi profesora de química de la prepa, una mujer chaparrita de cuerpo robusto y cabello quebrado, a quien alguien pícaramente se encargó de bautizarla con el apodo de Carmen Salinas (una actriz mexicana de avanzada edad, famosa por sus lenguaje florido y vulgar, además de caracterizarse por no tener pelos en la lengua y decir las cosas como son. Obvio, también excelente actriz).

Ya dentro del salón tuve que buscar lugar para sentarme y sólo había uno casi hasta adelante, entre los alumnos más destacados y pensé: carajo, si me siento allí me van a torcer de inmediato, nunca fui de los alumnos prodigios, y mi conducta por supuesto nunca fue ejemplar.

En ese lugar estaban repartidos compañeros de la secundaria, la prepa y la universidad. Y de pronto llegó el director a imponernos un examen sorpresa. Yo no traía lápiz ni pluma y nadie quería facilitarme ninguno, además de que no quería llamar la atención, pues según yo evitaba que me vieran.

Fue algo frustrante y luego desperté, ya en la vida real y me vine a postear esto.

No cabe duda que ando mal de a madres. Y prefiero no buscarle significado a los sueños, no vaya a ser que me entere de algo desagradable…

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: