Inicio > Sin categoría > Amargo como el Café

Amargo como el Café

En qué momento se volvió una necesidad y algo “chick” ir a Starbucks por un café.
Los últimos tres días he estado de Starbucks en Starbucks, gracias al trabajo de mi amigo el Payo.
Su labor es la de darle mantenimiento a las redes y a todo ese desmadre de las computadoras. Tema en el que me declaro completamente incompetente.
Y ha estado visitando las cuatro tiendas que existen en la ciudad, (bueno, tres y una por inaugurarse).
A este punto ya llegué a hartarme, a engentarme y a detestar el aroma del café. Si bien la vista ha sido demasiado agradable. Aún no entiendo cómo venir a visitar un lugar donde te venden cientos de sabores deconocidos(que al fin de cuentas saben igual) y a precios excesivamente elevados, puede causar una especie de placer.
Escribo este post desde la aburrición y el enfado total. Desesperado, y por primera vez con ansias de volver a casa.
Aunque aún no veo claro el momento en que eso ocurra.
Por lo pronto saldré por enésima vez a la plaza comercial, a deleitarme la pupila y a ver desfilar a los amantes del café, a esos que contrario a su servidor, no lo encuentran tan amargo…

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: