Inicio > Sin categoría > Pensamientos Raros…

Pensamientos Raros…

Podría decirse que esta entrada no tiene sentido… Como la mayoría de las cosas que escribo últimamente. No sé por qué razón me sorprende ya. Pero es uno de eso momentos en que me vienen ideas a la cabeza y necesito plasmarlas.
Había querido hablar sobre el bullying( no se si se escriba así, y no sé por qué carajos adoptamos siempre términos gringos, pudiendo llamar a las cosas por su nombre en español). Bueno no había encontrado causa para platicar sobre el … Abuso físico y psicológico por grandulones en la escuela. Mmm ok suena mejor como Bullying.
El caso es que como en alguna ocasión comenté mis bullies llevaban el mismo nombre, los dos o tres en sus diferentes etapas de mi vida, se llamaban Roberto. Y a todos los vi probar la derrota. Pero bueno uno de los motivos por los que pude haber sido molestado y que extrañamente no sucedió. Al menos no como para causarme un trauma o para marcarme de por vida, es que siempre fui gordo. El sobrepeso me ha acompañado toda mi vida. Y los gordos no la pasamos muy bien por ese aspecto.
Otro de los factores que ayudó a que no fuera molestado por ese “defecto”, es que afortunadamente o desgraciadamente, siempre hubo alguien más obeso que yo, por lo que la carrilla no incidía directamente sobre mí.
Y es aquí donde llego al punto de la razón de este post, y que seguramente alguna vez me dará para crear un personaje de algún cuento, o por qué no, quizás de alguna novela.
Por respeto no diré su nombre, aunque algunos de los que me leen sabrán a quién me refiero, porque durante mi infancia fue uno de mis mejores amigos, además de ser el que me superaba en peso.
Confieso que hasta yo me llegué a burlar de él en alguna ocasión por su “desventaja”.
Esta escena la recordaré siempre, porque la veo como algo cruel, y de lo más bajo por parte de alguien que supuestamente fomenta el carácter y el espíritu deportivo.
Hace algunos años, cuando todos los vecinos nos juntábamos a jugar en la calle. En una ocasión pasó un hombre en un automóvil, interrumpiendo nuestra actividad (creo que jugábamos futbol). El hombre de quien no recuerdo el nombre, se desempeñaba como instructor de Tae Kwon do y nos llamó para invitarnos a pertenecer a su club.
Nosotros no nos veíamos interesados, pero él inisitió y fue cuando sacó el as bajo la manga ( o lo que él creía era su estrateguia de convencimiento). Al ver que no estábamos interesados, se dirigió sólamente a mi rechoncho amigo y le preguntó “No te gustaría ser campeón? Anímate, en tu categoría no vas a encontrar rivales de tu peso y vas a ganar todos tus combates sin pelear”.
Recuerdo la risa nerviosa de mi amigo. Su reacción fue entre sí me gustaría pero no me interesa de verdad, es un bonito sueño pero no es lo mío” y sólo atinó a decir que no. Yo lo vi emocionado y lo arengué, pero me dijo que no quería. Fue cuando me di cuenta que no habría poder humano capaz de convencerlo.
No sé qué haya pensado él en ese momento, pero viéndolo fríamente y en retrospectiva sí fue un insulto. Una burla miserable a su estado físico y una forma ridícula de hacerlo sentir bien por cargar con su enorme sobrepeso.
Mi amigo tuvo que soportar miles de bromas debido a su estado, y nunca lo vi que se agüitara porque era el blanco de las bromas. Los niños siempre suelen ser los más crueles en cuanto a comentarios despectivos se refiere.
Recuerdo también que muchas de nuestras costumbres se fueron al carajo cuando lo pusieron a dieta. Teníamos la costumbre de ir a comprar frutsis(jugos) a la vuelta de su casa y en esa época los jugos tenían bajo la tapa premios, como pastelitos y otros jugos, por lo que a veces teníamos tanta suerte que con comprar un sólo jugo, nos tomábamos hasta cuatro, pues escogíamos botellas premiadas al canjear nuestro frutsi gratis.
También nuestras primeras borracheras fueron monumentales. ¡Imagínense tratar de moverlo cuando estaba ebrio! Aún tengo presente la broma de Snorlax( personaje de Pokémon), pues así lo bautizamos una ocasión que se quedó dormido en una fiesta y no pudimos despertarlo.

Mi amigo hoy vive una viva normal, y no sé cuántas bromas habrá escuchado y recibido. Lo que me hace pensar y otra de las cosas que quería agregar, es que las generaciones de hoy en día son mucho más delicadas e influenciables. Sigo pensando que mientras la televisión nos siga educando, no tenemos mucho futuro que digamos.

Las campañas anti bullying son impulsadas por la televisión. Si bien correcto que se empiece a poner atención en que la violencia escolar sea erradicada, también es por la televisión y la mayoría de la programación que se ve hoy en día que los niños saben lo que es el Bullying. Además todos los programas tienen el estereotipo del típico matón que molesta a sus compañeros. Incluso he visto programas en que los nerds molestados le pagan a un experto en artes marciales, para que le ponga una chinga al acosador. Creo que eso ya es demasiado.

Deberíamos de empezar a poner más atención en nuestros hijos, hermanitos, sobrinos, etcétera. Porque la mayoría de los padres no saben que sus hijos son lastimados, pero mucho menos saben cuando es el mismo el que está abusando de sus compañeros.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios
Categorías:Sin categoría Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: