¿Qué está mal?

Hoy, por primera vez en muchísimo tiempo, odio el lunes.

Me molestan los niños, me molesta el ruido, me molesta todo lo que me rodea.

Me molestan las preguntas.

No estoy de humor para nada y lo más difícil es fingir.

Así que con todo respeto.

A la mierda todo y todos hoy lunes…

No es un buen día para mí 😦 

A un año del accidente

Hoy 15 de Septiembre, se cumple un año del último rompimiento de corazón que tuve.

Y no, no hablo de una relación sentimental, sino de algo que quizá para ustedes lectores signifique algo banal…

Si hay algo que amo y atesoro con toda mi alma es mi cámara Nikon D80. La mayoría sabe que la llamo “mi vieja” (novia, amante, esposa, etc…)

Incluso le dediqué una entrada especial el día que la recibí.

https://raulvortiz.wordpress.com/2008/10/01/mi-nueva-novia/

Pues bien, hace 365 días, en un día como hoy pero de 2010, mi vieja, un amigo y su servidor anduvimos dando vueltas por la ciudad, con la intención de captar la pólvora que ilumina el cielo saltillense en esta fecha especial.

Hoy se conmemora el “Grito de Dolores”, que fue el día en que los mexicanos se alzaron en armas para obtener su Independencia del gobierno español que los oprimía. Bueno de historia no sé ni madres, pero sé que hubo sangre y chingazos y ganamos.

Volviendo a mi historia, ese día que recuerdo con tristeza. Subimos hasta un cerro para obtener un panorama general de la ciudad y que pudiéramos ver los diversos puntos en que se vería la pólvora. De modo que conseguimos, (yo hasta compré) un tripié y nos acomodamos para captar los fuegos artificiales.

Yo puse la cámara en el tripié y sentía que la toma estaba chueca, por lo que pedí asesoría a mi amigo y él amablemente  accedió a brindármela… Despúes todo pasó en segundos, como una mala película de terror. Lo recuerdo diciéndome, casi como pendejeándome, “es que está mal puesta”. Yo con confianza  le pedí que la acomodara y él empezó a desatornillarla, pero se olvidó de sostenerla. Y como la superficie era irregular, el tripié cedió y la cámara, que tenía el lente completamente abierto fue a dar directo al suelo.

Él, con risa, de esas nerviosas, no de burla la levantó completamente preocupado y sólo dijo, “chin, parece que ya me vendí”.

El lente se trozó de la base y ya fue imposible volver a restaurarlo, por lo que nos quedamos con las ganas de tomar la pólvora, al menos mi vieja y yo, y él por la preocupación, ya no hizo su chamba bien, pues quedó ciscado.

Este año, ya planeamos ir de nuevo. Eso fue un episodio que quedó en el pasado, y en esta ocasión queremos sacarnos la espinita. Por lo que esta noche andaremos buscando de nuevo puntos estratégicos para fotografíar la ciudad y el cielo saltillense.

Espero poder obtener buenas tomas para compartirlas con ustedes y que si sucede otro accidente, al menos sea por mi culpa enteramente, aunque conociéndome y como trato a mi vieja, no sucederá.

Si son mexicanos, feliz día de la Independencia. Si son extranjeros gracias por asomarse por acá y díganme qué día festejan su independencia para mandarlos felicitar en su respectivo día.

Gracias por leerme.

R.D.C.F

Una nostalgia encabronada

un vaso medio lleno de tequila

una mirada triste de adiós

y un dolor comparable al abandono.

Salgo de aquí y no salgo

nuestras edades no son compatibles

nuestras distancias no lo permiten

nuestros gustos compaginan

nuestros gatos no caen de pie.

Esta crisis de identidad

este beso tímido al final del viaje

este añorarte para encontrarte y que en ti no pase el tiempo

este darme cuenta de que no estás tan lejos de mi alcance.

No necesitas formarte en ningún lado

Nuestros encuentros duelen por no ser casuales
Y estamos de frente con mirada encontrada
Tú con un tinto y una ensalada
Yo, club sandwich y limonada.
 
Se repite la historia…
Él acaba de fornicar
Ella salió apresurada de su trabajo.
Yo ya me voy
Tú quieres detenerme pero no te atreves.
Ellos se miran y se dicen hasta luego.
Hasta pronto
Hasta nunca.
Que chingue a su madre el tiempo y la distancia, los bienes materiales y los órganos genitales.
Que se vayan al carajo los amores mal correspondidos y las relaciones tormentosas.
Que se queden ellos juntos.
Que volvamos a encontrarnos.
Él ya no quiere contar historias, hasta que muera su padre.
Ella no quiere contar tragedias, su padre ya ha muerto.
Hay un momento exacto en el día, en que ambos se piensan. Y en lugar de sonreir, sólo desean que esté bien el otro.
Yo los he visto.
Caminan juntos con andar pausado
Como si quisieran prolongar el encuentro
Como si el mundo avanzara lento porque es precisamente su momento.
Tú los envidias.
Yo hablo, hablo y hablo.
Tú me ves con ternura y me entiendes.
Y volvemos a lo banal,
y es lo que más nos hace felices.
Él ya se olvidó de que se lo hizo a sabe cuántas sin obtener realmente placer.
Ella se olvidó de que tiene un jefe irascible y necio.
Ellos son felices en su encuentro.
Tú y yo a la distancia, apenas si nos recordamos a veces.
Tú volviste a tu rutina pesada de trabajo.
Yo le pido un tequila a la aeromoza…

Con Gabriel Revelo

Aquí con el buen Gabriel Revelo, es un bloggero que sigo desde hace años. Caí en su blog por casualidad y de allí me gustó seguir todos sus posts. El sueño de Gabriel es el de ser escritor y tiene material. Sólo nos conocíamos por comentarios y si acaso por foto. Hasta el domingo que lo vi entre la porra y aproveché para saludarlo y tomarnos la foto del recuerdo. Él hizo lo mismo y twitteó la imagen. Gabo, si lees esto, de verdad que fue un placer conocerte. Espero volvamos a encontrarnos pronto de nuevo.

Publicado con WordPress para BlackBerry.