Inicio > Sin categoría > Socialmente irresponsable

Socialmente irresponsable

No sé cuántas vueltas le di a este post, pero creo que ya es necesario plasmarlo.

Soy socialmente irresponsable, por eso no puedo manejar una cuenta de Twitter. No es una red social en la que yo confíe y mucho menos soy una persona confiable para algo que maneja información de manera instantánea.

Lo había estado externando últimamente: “estoy en un límite, en el que mis palabras apenas se coordinan con mis acciones”. Lo manifeste: Tengo miedo de que esa neurona se deschavete  y valga madres todo.

Y es que, no sé exactamente cómo funciona, pero tenemos una neurona que nos ayuda a reflexionar lo que vamos a decir antes de escupirlo. Quizás por eso me detenía a escribir estas líneas, porque la carajita siempre me ha dicho justo en el momento en que estoy a punto de tirar diarrea verbal, “hey detente, eso no se dice, o dilo sutilmente”.

Ayer confirmé mi terror más grande…

La neurona o ya se madreó, o se puso en huelga. 

¿Cuántas veces no hemos sentido esa necesidad de mentarle a alguien la madre? De decirle con toda la razón ” es que eres un reverendo pendejo”, de sacar el lado animal y decirle a una persona del sexo opuesto “es que estás buenísima(0) y de paso darle una nalgada con todo el morbo del mundo ?

Pues bien, no lo hacemos porque tenemos esa membranita que nos impide decir o cometer barbaridades. La mía ya expiró.

Intenta hacerse la graciosa, no repara en que los comentarios vertidos por estúpida “lucidez” o intento de ingenio, logra herir susceptibilidades.

Lo peor aún, lo hace con gente a la que amo o considero muy querida.

Alguna vez con un psicólogo, y esto la mayoría lo sabe porque lo manifiesto muy seguido a manera de advertencia (que quizá tomen como broma), analizamos juntos las características neurológicas de los asesinos seriales. Y, caí en cuenta de que lo tengo todo… Reuno todas las características de los psicópatas, hecho que me causa mucho temor. No lástimo a las personas físicamente, pero sé hacerlo de manera verbal, y eso quizás es peor, los golpes sanan con el tiempo, los insultos no.

Podría ponerme a enumerar las acciones de las que hablo, pero simple y sencillamente no las recuerdo exactamente, o  he intentado borrar o al menos bloquear esas ideas.

En estos momentos, la hijaeputa acaba de hacer acto de presencia y me dice : “No seas pendejo, cómo se te ocurre escribir que eres un pinche asesino”, lo que quiere decir que le encanta hacerme pasar malos ratos. Mi mente disfruta con mi sufrimiento.

“Sometimes my mind play tricks on me”, diría Billie Joe Armstrong

Con razón me encantan las chaquetas mentales. Al menos alguna parte de mí siente placer…

Por lo pronto, sigo rehusándome al twitter, al menos hasta que encuentre un verdadero motivo para unirme a los millones de irresponsables novedosos…

Fuck, we did it again :S

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: