Inicio > Sin categoría > Una historia de fantasmas…

Una historia de fantasmas…

Pocos lo saben pero tengo a mi cargo una sección que se llama Historias de Fantasmas, que se publica los miércoles en el Guardián, y aunque nunca la hago, a veces por salir del apuro se me ocurre cada jalada y estos son los resultados:

La mujer del Kiosco

 

A la medianoche, la neblina sube en forma espesa. Llena la plaza y los gatos empiezan a maullar. Sus ojos brillantes se ven por los rincones. Parecen huir de algo o alguien y en la plaza se siente un frío extraño.

Hace algunos años, una joven decepcionada, colgó su vida de una farola, justo en medio del Kiosco, del mismo que le da el nombre a la colonia y hoy en día los vecinos narran, que regresa a platicar con la gente que se sienta en sus bancas.

Alicia no da la cara, dice que la conoció cuando eran niñas. Jugaban juntas a las muñecas. Recuerda su cara triste las tardes de lluvia en que se quedaba encerrada, viendo las gotas caer, justo enfrente de su casa, sin poder compartir los secretos que a diario se contaban.

“Ella vivía frente a mi casa. Nos gustaba platicar mucho, hasta que tomamos rumbos diferentes, yo me fui al extranjero y ella se quedó aquí a estudiar la prepa en un colegio al que nunca quiso ir”. Cuando regresé me dijeron que había muerto, no creí que fuera cierto y menos pensé que fuera de esa manera”, dice Alicia.

La madre de Alicia recuerda con tristeza la escena. “Fue una mañana fría. Empezamos a ver movimiento de patrullas y cuando salimos estaba colgada en medio del kiosco. Toda morada. Sus papás no daban crédito y se armó un alboroto porque nadie imaginaba que se fuera a quitar la vida una muchachita tan joven”, explica.

Alicia siente sus pasos. Dice que siempre está cerca. Que camina dando vueltas a la plaza y que en más de una decena de ocasiones le chista y se ríe, recordando un juego de la infancia que solían tener, en que se chistaban una a la otra.

Alicia recorre la plaza, con pasos lentos, imagina la escena en la que ambas daban la vuelta en sus bicicletas y se ríe. La recuerda con su sonrisa desdentada gritando y celebrando que puede andar sin las ruedas traseras.

“Aquí anda, sigue visitando el kiosco. Me sigue visitando a mí. La semana pasada fui a dejarle flores y vino a darme las gracias. No deja que me acerque al Kiosco, dice que es peligroso. ‘No dejes que se acerque nadie’, me dice despacito, pues cree que la gente va a correr la misma suerte que ella, pero yo le digo que ella tuvo la culpa”. Y grita.

Regresa corriendo a su pabellón. Una bata blanca envuelve su frágil cuerpo. El mismo que dejó de alimentar hace algunos años desde que perdió a su hija adolescente.

Alicia pasa las tardes en el Centro de Salud Mental. El suicidio de su hija única la devastó al grado de tener que ser internada en una clínica donde es tratada como loca. Ahora dice que su hija la visita a diario y se ha sumido en una depresión profunda que le provoca una clase de alucinaciones que la hacen creer que es una jovencita.

Antes de meterse a su cuarto vuelve la vista, tiene un brillo en sus ojos y advierte, “No vayas al Kiosco, es peligroso”, mientras una jeringa atraviesa su piel blanca, pálida como la de un fantasma, como la de una muerta en vida.

 

Raúl V. Ortiz

 

 

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. wendy zulema
    22 enero, 2009 en 20:00

    pues gracias a eso que llamas jaladas. es po lo que la gente tiene interes de ver notas, pues agraciadamente o desgraciadamente, a nosotros como publico lector es lo que nos gusta,, sigue con esas jaladas, pues son muy buenas

  2. LUZXCII
    23 enero, 2009 en 13:58

    jajajajajaaja siiiii, me acuerdo cuando me presionabas para que te contara una historia… asssssh! ps qué!!! no me sé jajajaja

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: