Archive

Archive for 20 marzo 2008

Nuevo ejercicio metatextero…

Después de varios días de hueva mental, regreso a este espacio con el nuevo ejercicio de metatextos, en esta ocasión se nos pidió escribir un texto erótico basado en una parafília, para los que no sepan que son las parafilias, aquí dejo un link  http://es.wikipedia.org/wiki/Parafilia  La verdad este ejercicio, me resultó bastante difícil porque lo dejé para el último y los resultados no son lo que quería hacer, resulta demasiado simplón, y lo erótico no aparece en ningún momento del cuento. En fin aquí va el resultado, espero sus críticas.
 
Dacrófilo:
 

Esa tarde, después del funeral me ofrecí a llevarla a casa. En el camino, ella con la mirada perdida sollozaba por la pérdida de Carlos, su esposo, situación que me hizo sentir una sensación extraña, deseaba poseerla justo en ese momento.

Nunca he sido bueno para dar el pésame, así que sólo acaricié su cabello, sequé las lágrimas de sus mejillas y la tomé de la barbilla, acariciándole el rostro, gesto que agradeció con una leve sonrisa.

Al llegar a su casa, la acompañé hasta la puerta y con la excusa de utilizar el baño logré colarme, mientras ella se quitaba el grueso abrigo negro y se derrumbaba sobre el sillón vuelta un mar de llanto.

Me acerqué a ella despacito y la abracé. Su cabello olía tan bien que ya no lo pude resistir. Empecé a acariciar suavemente sus hombros y besé su frente. Cuando me miró con el rostro lleno de lágrimas no pude evitar besarla, extrañamente ella correspondió a mis caricias.

Besé su cuello y sentí como sus uñas se clavaban en mi espalda, así que metí la mano bajo su falda y  logré quitarle la ropa interior. Ni siquiera nos quitamos la ropa, ella con la falda arriba de la cintura se columpiaba sobre mi pelvis, mientras gemía de placer y a la vez seguía llorando por la pérdida del ser amado, quizá el sentimiento de culpa no la abandonaba del todo, pero nunca opuso resistencia.

Luego de pocos minutos, sentí cómo terminaba, mientras en su orgasmo gritaba ¡Así Carlos! Lo menos que pude haber hecho fue molestarme, le había dado a la viuda unos minutos de placer, además de revivir a su esposo al menos por unos momentos.

 

 
Categorías:Sin categoría

También soy fresa…

Para aquellos que tengan la idea de que soy muy rudo, pues aunque lo duden también tengo mi lado fresa y cursi, para muestra el siguiente video.
La primera vez que escuché esta canción se me cayeron los chones y cuando supe el nombre de la intérprete se me volvieron a caer. Y es que es difícil creer que esta maravilla de rolón haya salido de esta chica, la cual cada que veía, sentía ganas de vomitar por las poses tan falsas que adopta en la televisión.
Pero bueno, no todos somos cien por ciento buenos o cien por cientos malos. Esta mujercita, porque ya no es una niña y está en edad de merecer jejeje, sacó algo bueno de su repertorio y me hizo tragarme mis palabras.
Pero bueno sin más rodeos aquí les dejo el video, el título:
Luz sin gravedad
 
Categorías:Sin categoría

El Rescate…

9 marzo, 2008 2 comentarios
Aunque el video es malísimo la canción sigue siendo una belleza.
Esta canción en alguna ocasión anterior lo dediqué para alguien que no valía la pena y nunca me rescató, al contrario, me hundió mucho más.
Ahora vuelvo a dedicar esta canción para mi amiga Bibiana, a la cual quiero muchísimo y públicamente quiero que sepa que ha sido una persona especial en mi vida, pues gracias a ella he recuperado gran parte de la vida que solía llevar. Y la esperanza de conocerla en persona y abrazarla algún día, me mantiene vivo cada día.
Te quiero muchísimo Bibis, gracias por rescatarme.
Categorías:Sin categoría

Fin del mundo…

Este es el nuevo ejercicio de Metatextos, ahora se nos pidió que escribiéramos en menos de 300 palabras un texto en el que narráramos los últimos 5 minutos de un mundo cualquiera.
Este fue el resultado de mi retorcida mente…
 

 

I know it’s the last day on earth

We’ll never say good bye

 

La tierra se cimbraba ante las detonaciones. Las líneas telefónicas se saturaron. Las iglesias a reventar y los saqueos estaban a la orden del día.

Las palabras “Te amo” y “perdóname”, se convirtieron en las más sonadas durante esos instantes en que el mundo se derretía.

Se veían las caras de angustia desfilar por las calles y los gritos desgarradores de algunas mujeres que caían llorando ante los cuerpos despedazados y en putrefacción de sus maridos. Los mismos que en vano intentaron detener a las mortíferas máquinas de guerra, días antes cuando el conflicto comenzó.

Soportaron apenas unos minutos y cuando el dominio de los armatostes se vio reflejado, fue necesario iniciar el éxodo inútil, sólo para encontrar un refugio que alargara los pocos segundos que quedaban de vida.

Apenas vi el desfile, pensé inmediatamente en ti, cuando prometiste aquella noche en el mirador, que estaríamos juntos hasta el último día de nuestras vidas…

Una mujer caminaba arrastrando el cuerpo de su esposo, aferrada a una pierna, lo jaloneaba mientras imploraba perdón y rogaba a una entidad inexistente que se manifestara y terminara con la masacre.

Otros se quejaban del mal gobierno, de la nula democracia y de que los ejércitos de su país no actuaban como se esperaba.

Sentado frente a casa, con un rifle viejo para espantar a los que intentaban robar mis pertenencias, vi a tu familia pasar, lloraban amargamente mientras tú me lanzabas una mirada que no supe definir si fue de dolor, auxilio o adiós… 

Me importa un carajo si tu mundo se termina, el mío ya estaba muerto desde que partiste…


Categorías:Sin categoría