Archive

Archive for 27 febrero 2008

Esperando el Impacto…

27 febrero, 2008 Deja un comentario
Ya lo dijo la Bersuit… A los hombres nos encanta sufrir por las mujeres. Nos encanta buscar donde ya no hay nada. Sabemos que no va a pasar nada donde no pasó y aunque sabemos de antemano su respuesta, ahí vamos de arriesgados. Como quien dice esperamos el impacto.
Este video lo explica todo…
Esperando el Impacto
Bersuit Vergarabat
Categorías:Sin categoría

Positively Pink…

26 febrero, 2008 Deja un comentario
 ¿Y a quién le gustaba La Pantera Rosa?
Encontré este videíto y decidí subirlo porque siempre me encantó este opening de la caricatura. A pesar de que la versión instrumental es la que identifica el andar de este singular personaje. A mí siempre me gustó más la entrada del programa. Les dejo la letra también para que la canten 😀 
Espero les traiga buenos recuerdos como a mí.
 
Think of all the animals you’ve ever heard about
like rhinoc’ruses and tigers cats and mink
There are lots of funny animals in all this world
But have you ever seen a panther that is pink?

Think!

A panther that is positively pink,

Well here he is, the pink panther,
The rinky-dink panther,
Isn’t he a panther ever so pink?

He really is a groovy cat,
and what a gentleman, a scholar, what an acrobat !

He’s in the pink – the pink panther
The rinky-dink panther,
and it’s as plain as your nose,
that he’s the one and only, truly original,
Panther-pink (panther) from head to toes

Categorías:Sin categoría

In memoriam…

26 febrero, 2008 Deja un comentario
Por una Luna que nunca llegó a nuestras vidas,
que se eclipsó antes de tiempo,
que no completo un proceso
y que se mantiene en el Cielo.
 
(Q.E.P.D.) Luna Villarreal Almanza
 
Categorías:Sin categoría

Ratón Vaquero Z

18 febrero, 2008 Deja un comentario
Esta semana el nuevo ejercicio de Metatextos, consiste en crear un texto con los personajes de Cri-Cri, las canciones de Francisco Gabilondo Soler. La idea es parecida a los textos anteriores, escoger un personaje y adaptarlo a situaciones de la vida actual o inventarles otra historia, etc, etc…
Yo escogí al Ratón Vaquero porque es del que más me acuerdo y porque pensé que se adaptaría bien a la historia que escogí.
El ejercicio anterior, la neta me fue mal con los comentarios, espero haber mejorado aunque sea un poquitín con este nuevo.
Espero les guste y sigo esperando críticas…
 
The Mighty Cowboy Mouse
 

Salió desconcertado de la cárcel y tras preguntar sobre sus benefactores nadie supo darle respuesta.

Recogió su sombrero, la hebilla y el cinturón. Las botas, al no tener agujetas se las dejaron a reserva y temor de que pateara a alguien. Cosa que no sucedió pues compartió la celda con un borrachín que se pasó dormido toda la noche.

Las pistolas, por supuesto le fueron confiscadas y antes de que fuera trasladado a la Federal de Investigación, alguien pagó su fianza.

Salió de la delegación y tras caminar dos cuadras sin rumbo fijo, una camioneta Escalade blanca, sin placas y vidrios polarizados lo interceptó.

 

-¡Hey you Freakin Cowboy Mouse, get in the truck right now!

 

Apenas escuchó las palabras y echó mano la cintura. Estaba desarmado.

 

     -¡Con una chingada, que te subas cabrón! No vamos a estar batallando contigo.

 

Adentro de la misma, un hombre joven, con gafas oscuras, cabello corto casi al ras y la piel asoleada, cacariza por el acné juvenil le extendió una tarjeta que tenía impresa la última letra del alfabeto.

 

     -Como yo veo las cosas, me debes un favor. Necesito que me eches la mano con unos vagos que se están metiendo en mis negocios -fueron las palabras del hombre que puso en sus manos un sobre.

    

-Adentro viene lo que necesitas, en una semana me comunico contigo.

 

Bajó de la troca y abrió el sobre, en él encontró instrucciones, llaves y un celular.

 

     -No te vayas sin juguete –dijo mientras le entregaba por la ventana una funda muy pesada.

 

-Now, where i’ll find that Chocolate King? -se dijo el roedor contrariado, mientras cargaba un AK47 en la cabina de una Avalanche blindada, que lo esperaba en el estacionamiento de un centro comercial.

 

Categorías:Sin categoría

Mi nueva adicción…

12 febrero, 2008 1 comentario
A pesar de que siempre renegué de tener uno y de que la tecnología nunca me alcanzaría, ahora me trago mis palabras y me rindo ante sus chips. Me refiero al XBOX 360, como todos saben, hace algunos meses adquirí uno y después me dio por venderlo por el poco uso que le doy.
hasta hace algunos días ponerme a jugar con él era sólo para dejar que pasara el tiempo, pero ahora, ¡no me puedo despegar de él!
La razón, un videojuego en particular: Se llama Beowulf, sí el mismo de la película, el Rey que sucumbió ante la tentación de una diosa. La historia no me la sé muy bien y me da hueva explicarla, mejor vean la película.
Bueno, encontré el juego en Sams, estaba en oferta en 299, y como los juegos de 360 carísimos, aproveché que de 799 que era el precio regular, estuviera rebajadísimo.
Si hubiera sabido que el juego era tan bueno, de verdad hubiera pagado el precio real, a pesar de que tienes que resolver retos y andar de un lado a otro para encontrar caminos, el juego me encantó. Nunca me han gustado los juegos de este estilo, ni los rpg, que tienes que andar buscando laberintos y resolviendo acertijos. Sin embargo la crueldad, los efectos y la sangre derramada que tiene Beowulf, hace que los minutos que me tardo en encontrar la salida de los retos valga la pena.
Estos últimos días me los he pasado pegado al juego y cada vez avanzo más, cosa que no he hecho con ninguno de mis otros juegos, pues ante mi poca destreza para resolverlos, me aburro y los dejo en el olvido.
Espero terminar pronto el juego para después presumirles de mi hazaña. Si tienen oportunidad de jugarlo, háganlo, no se van a arrepentir.
Desde aquí ofrezco una disculpa por traicionar a mis prinicipios, y por caer en las garras de la tecnología. No soy un "gamer" ni mucho menos, y tampoco deseo serlo, pero la verdad que el aparatejo ese, me ha traido buenos momentos de distracción y entretenimiento.
Espero no haberlos aburrido.
¡Salve rey Beowulf!
 
Categorías:Sin categoría

Un boleto al pasado…

5 febrero, 2008 Deja un comentario
"Permite que te invite a la despedida
no importa que no merezca más tu atención"
Al Final (Enrique Bunbury)
 
Y si de hoy no paso, permítanme despedirme de ustedes el día de hoy…
Escribo este post, porque hoy fue un día de esos extraños en los que te encuentras con todos aquellos a los que no veías en años, pero que formaron parte de tu vida aunque fuera en un instante.
Todo empezó por la tarde, fui al banco para sacar dinero y llevar el anticipo para las piezas del Chevy, que tengo en reparación en el taller.
Como no he visto a mi pareja en varios días, y tiene su celular apagado porque para variar sus gatos le ruñeron el cable, decidí comprarle un cargador nuevo y de paso ir a verla. Por lo que tras caminar varios minutos por el Centro, tomé la ruta Zaragoza, que es la que me lleva a la colonia del mismo nombre, que es donde vive.
La ruta se llama Zaragoza Directa e irónicamente de directa no tiene ni madres, pues da un montón de vueltas y entra a todo tipo de lugares.
Aquí es donde comienza mi aventura. Tras encontrar un lugar disponible hasta el fondo del camión, junto a un hombre dormido que roncaba y cabecaba peligrosamente y a mi derecha dos gordas cochinonas que iban tragando cacahuates japoneses y dulces de un bolo de las típicas "Levantadas". éstas dos además iban cargadas de bolsas de zapatos y lo molesto es que, trayendo tantas pinches bolsas tiraban su basura en el camión.
Luego de que la ruta entrara en otra de las colonias, la vi, era una chica que conocí en un bar, tras la fiesta de una amiga en común. Recuerdo que la nuestras miradas se cruzaban y sonreíamos, pero como en esa ocasión yo no iba con intenciones de ligar, ni mucho menos, no le di importancia, además de que no sé cómo abordar a una mujer que me gusta, pues inmediatamente me intimida.Después la volví a ver en una fiesta y nuestras miradas otra vez decían algo, pero nadie se atrevía a decir nada. Recuerdo que me sentí enojado porque cuando se fue de la fiesta, no se despidió de mí, lo hizo de todos menos de mí, y no entendí qué signifcaba eso, quizá fue un descuido de su parte, o lo hizo con toda la intención. No lo sé, no entiendo a las mueres. Pero bueno volviendo al asunto de que la vi por la ventana… Fue extraño, por un momento pensé que se subiría al camión y en parte lo deseaba, quería que abordara y poder saludarla, pero no ocurrió. Seguí mi camino y llegué a mi destino. Dos horas después. A la hora de volver, mi oareja me quiso acompañar a tomar el camión, no quería que lo hiciera, por alguna razón que no sabía entender, pero insistió tanto y además se puso en plan de que yo escondí aalgo o iba acompañado de alguien que la dejé que saliera y me encaminara. Y Justo en la esquina estaba ella, la vi pero no la reconocí, sé que ella sí me reconoció, pero como yo estaba "ocupado" no me volteó a ver. Cuando llegó la ruta, ella abordó antes que yo y fue cuando la reconocí, llevaba un tono molesto, quizá había tenido un mal día o quizá le molestó verme con alguien más. Tampoco lo sé, hice muchas conjeturas y trataba de entenderla pero tampoco pude. Confieso que gran parte del viaje pensé en hablarle pero no me atreví. Y a mediación del viaje subió otra mujer. Una que siempre me gustó y que conocí cuando trabaja en Soriana como cajero. Con ella también intercambiaba miradas pero nunca supe su nombre tampoco. Cuando la vi subir, juro que se me alborotó el corazón. Allí estaba después de tantos años y encuentros fortuitos. Dios me dio la oportunidad de preguntarle su nombre. Sé que me reconoció también porque se sentó detras de mí, habiendo muchos lugares en el camión. Años atrás, recuerdo que hasta buscaba mi caja registradora para pagar sus artículos. Ella trabajaba en un local de regalos, y recuerdo que yo siempre pedía la caja frente al negocio, para verla a ella, para seguir intercambiando miradas y quizá algún día conocerla e invitarla a salir. Pero nunca ocurrió.
Ahí estaba yo, sentado entre dos mujeres que significaron algo en mi vida, sin siquiera entrar en ella. Fue raro, y aún siento la sensación de vacío porque no hice nada, porque quizá sea la última ocasión que las vea y ni siquiera me atreví a preguntarles su nombre.
La segunda que subió, se bajó de repente y me dejó su perfume, respiré todo ese aroma, se escencia, algo que nunca tuve oprtunidad y me encantó. Sigue tan bella como hace ocho años, y tiene la misma figura. A ella la he visto en muchas ocasiones, pero de lejos, y en una de esas ocasiones, creo que estaba embarazada, quizá fue un efecto visual, y en esa ocasión me sentí mal, porque la vi como un caso perdido. No podría acercarme a ella. Hoy la volví a ver, no sé qué sea de su vida y no sé si la vuelva a ver, pero fue lindo estar cerca de ella de nuevo.
La otra chica, la primera bajó del camión metros más adelante y con ella sí me bajé, pero en cuanto puso un pie en el piso, aceleró el paso casi corriendo y pensé que me vería muy idiota si la seguía, en fin, también la dejé ir. Iba molesta, no sé entender esa reacción.
Para variar, donde me bajé ni siquiera pasaba la ruta que me traía de vuelta y tuve que caminar otro buen tramo, además de esperar casi media hora a que pasara.
Con mi boleto en mano, tomé un lugar casi al final y me senté detrás de una chica que lloraba al celular mientras platicaba con alguien. Y seguía pensando en ese vacío y en cómo lo escribiría en mi space, que por cierto no está funcionando, porque ya me extendí horrores y siento que no está quedando claro.
A medio viaje, subió un compañero de trabajo con el que me vine platicando todo el camino y me contó que esta noche no voy a tener carro, pues lo mandaron a reparar, así que no sé qué vaya a ser hoy de mi vida.
Cuando bajé del camión, una cuadra antes se bajó la chica del celular y seguía hablando, hasta que vi qu cortó al poner el pie en el piso.
Caminé unos metros para llegar a casa y de repente salió la chica del teléfono a mi lado como que reanudó la llamada y cuando me vio, extrañamente empezó a correr. Yo con mi boleto aún en la mano, me preguntaba qué tipo de magia tienen los pinches camiones que hacen a las personas actuar raro. Como quiera fue un buen viaje y me divertí. Fue bueno recordar buenos momentos, además me sigo preguntando:
¿Qué tengo hoy con las pinches viejas que las hago correr?
Además, la ruta en la que regresé es la Ruta 14, ¿porqué carajos el boleto dice Ruta 15? 
Y por qué ando tan preguntón hoy jajajaja 
 
Categorías:Sin categoría

Dioses

3 febrero, 2008 Deja un comentario

Este es el nuevo ejercicio de Metatextos: En esta ocasión se nos pidó que adaptáramos la vida de algún dios mitológico a la actualidad, o bien que escogiéramos un dios de la actualidad y lo adaptáramos al pasado. Yo escogí la primera opción, y estos son los resultados. Espero que les guste y espero sus críticas:

 

                                            Dioses

 

Aquel sujeto enorme y barbado, con características diferentes a las de los hombres, entró molesto a la cantina “El Olimpo”. Se sentó la barra y con un grito se dirigió al cantinero.

 

-¡Con una chingada Baco!, tus pinches clientes me tienen hasta la madre, uno de tus parroquianos acaba de guacarearme el taxi.

 

Sereno y con la nariz muy roja, como de payasito pedote, el hombre gordo con un mandil lleno de todo tipo de manchas de aderezos, dirigió la mirada aquel ser imponente y con voz entrecortada y balbuceante le dijo:

 

-Mira Zeus, la culpa es tuya por hacer encabronar al jefe mayor, te metiste con su vieja y eso de disfrazarse de efebo fue la jalada más grande que se te pudo haber ocurrido.

– Ya ni me digas, en la choza esa donde vivo ahora, y a la que los hombres llaman casa, las cosas están de la chingada. Juno ahora que es asesora de imagen, lleva cada mamita que… Con decirte que ya me sentenciaron. Si me atrevo a seducir a una de ellas, me van a mandar a un lugar peor que el Hades llamado Ciudad Neza. El pendejo de Prometeo se compró un aparato que llaman celular que hace un ruido infernal a cada rato y se la pasa visitando a los hombres, yo creo que se los está abrochando, ¿eso es lo que hacen los abogados no? ¡Ya estoy harto de esta  maldita situación. Pinches humanos, son la peor peste que pudo haber habitado el universo. Te dejo que al parecer ya me salió una carrera.

 

El ser aquel abandonó el lugar con la amenaza de volver más tarde, mientras el cantinero anunciaba con una voz ronca y alegre a los presentes:

    
    -¡Ora cabrones, Ya empezó la hora feliz!

 

Categorías:Sin categoría