Inicio > Sin categoría > Honor a quien honor merece…

Honor a quien honor merece…

Esta Mañana puse en mi display la fotografía más adelante y cosa extraña recibí dos comentarios, primero una burla de Bibiana que no supo descifrar, y la otra una cuestionante de Martha que me pareció un poco desesperante, pues las mujeres rara vez saben de futbol.
Decidí agregar este post porque he visto cómo las personas cambian de manera radical y la mayoría de las ocasiones lo mencionamos cuando son aspectos negativos.
Recuerdo que la primera ocasión que conocí a José Guadalupe Cruz Núñez, (en vivo) lo vi siempre detrás de Miguel Herrera, fue en el hotel Radisson en Monterrey. Yo por supuesto no le puse atención pues iba detrás de la estrella del momento. Alguien que también cambió su comportamiento de manera radical y al que muchos conocemos en el Atlante con el mote del Innombrable. Un exjugador que le daba por festejar sus goles con "Chiripiolcas" y Chipotes chillones.Bueno el caso es que el Profe parecía esconderse, no emitía palabra alguna y hablaba en voz baja. Yo sólo lo recordaba como aquel defensa campeón del 93. Nunca imaginé que con la partida de Herrera al MOnterrey, el Profe se quedara como timonel del Atlante y recuerdo que su debut fue una aplastante paliza de los perros con cuernos, en el 2005 un 7-0,luego del robo denominado "El Arredondazo" contra ese mismo equipo precisamente en las semifinales del torneo anterior. Ese torneo el Profe después de varias golizas en contra y otras a favor, logró llevar al Atlante hasta la semifinal y todos le restamos méritos porque la defensa era un albur y porque decíamos que ese equipo lo había dejado "armado" el mismo Miguel Herrera. La siguiente temporada el equipo se vino abajo además de que fue desmantelado y el Profe no tuvo argumentos para continuar con su trabajo, por lo que lo mandaron a dirigir a la Primera A. Luego vino René Isidoro García, a quien conocí también y que aparte de ser medio sangrón con la afición, no logró nada con el equipo y en cambio pedía que se le aumentara el sueldo, como si realmente lo mereciera. Mucho tiempo se platicó sobre la llegada de un timonel chileno, Claudio Borghi del Colo-Colo, y los atlantistas, esperanzados queríamos un director técnico de nivel internacional, triunfador, alguien que cambiara la filosofía del equipo y que retomara lo que nos habiá dado el Piojo, un equipo que luciera en la cancha. Y nada, que nos traen de vuelta al Profe. Yo en lo personal le di mi voto de confianza, no muy convencido. Pero muchos aficionados lo crucificaron inmediatamente, ¿Cómo era posible que un técnico, agachón, miedoso y timorato regresara a la institución? Muchos le dieron la espalda y por ende las entradas al azteca disminuyeron, lo que derivó en la mudanza del equipo, cosa de la que platicaremos luego. La vuelta del Profe en un principio fue desesperante, pues jugaba a meter un gol y a defenderse el resto del partido. Y sólo lo veíamos paradito en la línea, sin hacer ajustes, sin gritar, sin decir nada. Cosa que los atlantistas odiábamos, no queríamos ser otro Necaxa con el sistema de Arias, ni otros Pumas de Ego del bicampeonato ratonero. La foto que muestroa continuación es en Torreónen un partido en el que Atlante perdió ante Santos, el profe seguía muy callado, pero siempre ha siado atento con los aficionados y los medios de comunicación. Cuando inició el Torneo que acaba de terminar, me perdí los primeros juegos del Atlante porque cosa hecha adrede todos iban por sky, el primer juego completo que vi al Atlante, fue en Monterrey, ante unos tigres que no espantaban a nadie pero que empezaron ganado el partido 2-0. En ese partido apenas a los 30 minutos o menos, El Profe hizo su primer cambio, sacó a Carevic que estaba perdiendo la marca y metió a otro jugador, en este momento no recuerdo el cambio, pero imendiatamente dio resultado. Los cambios del Profe ya daban resultado, y lo veíamos metido de lleno en el juego, acomodando sus piezas, y dándole orden al equipo, tanto que al segundo tiempo, Los potros salieron hechos otro equipo y terminaron por darle la vuelta al marcador. En un torneo en el que el sello del Atlante fue revertir marcadores y hacer futbol espectáculo. José Guadalupe Cruz nos devolvió al Atlante espectacular, que tomaba riesgos y que nos hacía sufrir desde el primer minuto hasta el 90.
Recuerdo haber comentado con Álvaro en esa ocasión que ese Profe no era el mismo de antes, ¡cómo había cambiado!
Hubiera querido decirle a esas personas que me preguntaron por la foto, que era mi amigo. Me hubiera sentido orgulloso, de presumirlo, lamentablemente las únicas palabras que he intercambiado con él son: Suerte, sí (Cuando me pregunto si quería que me firmara mi playera) y un breve diálogo en el hotel después del partido en el Tec, cuando le pedí que me diera permiso de raptar a sus jugadores. él preguntó a dónde los vas a llevar, yo dije pues por ahí, a conocer la ciudad de noche, y su respuesta fue categórica:, No, mejor déjalos descansar.
Hoy en día varios comentaristas hablan de la grandeza del Profe como un tipazo, que lo mejor que pudo haber dicho fue engrandecer al rival, como la columna que hace el día de hoy Luis García en el Récord. Lo que yo le reconozco más al Profe hoy en día, no es su habilidad por hablar bonito, sino la capacidad de lograr que miles de sus detractores, hiciéramos lo que el hacía al principio, quedarnos calladitos…
Enhorabuena Profe Gracias por las alegrías.
EL AZUL GALOPA EN MIS VENAS, EL GRANA EN MI CORAZÓN.
Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: